GIRONA EN UN FIN DE SEMANA

19/06/2018

Girona es una ciudad hermosa, eso lo sabemos. Pero escapad de la ciudad en vuestro fin de semana y visitad los rincones más queridos por los lugareños: las montañas y los ríos, los caminos y el Lago, las playas del sur y del norte. ¡Hay tanto que ver!

Viernes

El viernes será nuestro día de llegada en la ciudad, y podemos aprovecharlo al máximo, visitar el Barri Vell y disfrutar de una comida en uno de los muchos y encantadores restaurantes que podemos encontrar allí. Si tenemos tiempo suficiente podemos caminar por la Devesa, el parque urbano más grande de Cataluña, y llegar al río Ter, la arteria de agua de Girona. Cuando se ponga el sol, podemos tomar una copa y disfrutar de la animada vida nocturna de la ciudad.

Sábado

Si nos levantamos temprano, ¡el día es muy largo! Nos dirigiremos a La Garrotxa, donde nuestra primera parada podría ser el volcán Santa Margarita o el mágico hayedo de la Fageda d'en Jordà, lugares frescos que no nos dejarán indiferentes. Continuaremos visitando el hermoso y pequeño pueblo de Santa Pau y compraremos sus famosas alubias antes de ir a comer a Olot. Aquí tenemos que probar las alubias de Santa Pau y, por supuesto, las patatas de Olot, conocidas aquí solo como patatas rellenas. Después de caminar alrededor del centro para hacer bajar la comida podemos conducir hasta Catsellfollit de la Roca, y dejarnos sorprender por su acantilado basáltico. Compraremos las galletas típicas y luego iremos al espectacular y medieval Besalú, lleno de calles adoquinadas e historia. Antes de volver a Girona nos detendremos en el lago de Banyoles, caminaremos por su borde, tomaremos un baño y, quizás, cenaremos en uno de los locales con encanto en el centro histórico.

Domingo

¡Ahora toca Costa Brava! Elegiremos la opción más bella y más cercana a Girona. Nos dirigiremos a Peratallada, una ciudad medieval donde el tiempo parece que se ha detenido, antes de dirigirnos a Pals, un pueblo situado en una colina que vigila toda la plana del Empordanet, o el pequeño Empordà. Si escalamos la Torre de las Horas disfrutaremos de vistas espectaculares! Luego podemos continuar hacia Begur, donde almorzaremos, caminaremos y veremos las numerosas casas indias de la ciudad, y subiremos al Castillo para admirar las vistas. Si queremos, podemos bajar a una de las muchas calitas espectaculares de Begur, o ir al Faro de Sant Sebastià, con espectaculares vistas de la costa de Palafrugell. Desde aquí, podemos bajar a tres hermosos pueblos de pescadores: Tamariu, Llafranc y Calella. Del 2º al 3º podemos caminar por el hermoso Camí la Ronda, el antiguo camino de los contrabandistas, que une los dos pueblos, descansar en una de las muchas playas de la zona y, para terminar el día y el fin de semana, cenar en uno de los muchos restaurantes a orillas del mar

 

Girona es espectacularmente interminable. ¡Ven a descubrirla y no querrás irte!